Ofrecimiento…

1698 N.M. en Mazatlán“La alabanza de Dios estará siempre en mi boca, cuando al empezar cualquier trabajo, me pongo en su presencia divina, ofreciéndole todos los instantes que en él emplee, teniendo la intención formal de que, todos los latidos de mi corazón, las respiraciones de mi pecho, los movimiento de mi cuerpo, sean infinitos actos de amor, de adoración, de reconocimiento, de desagravio por mí, y en nombre de todas las criaturas racionales, y aun irracionales.”

Estudios y meditaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s