El sembrar es doloroso…

2612 Bodas N.M. catedral 55.jpg“Sé que muchas veces el sembrar es doloroso, pues se tropieza con piedras que dan escándalo, que no se adhieren, etc., etc., pero, ¿el mismo Jesús no encontró esto en su vida pública?”

Carta colectiva de septiembre de 1978.

Anuncios

La respuesta a la llamada…

2611 La estatua.jpg“No es porque Nuestro Señor nos ha llamado, porque seremos santos, sino por el modo, las maneras como hallamos vivido después esta llamada”.

Carta colectiva desde Roma en junio de 1978.

Consolar a Jesús…

2610 1976 en Japón con las hijas. c.jpg“Le agradan tanto a Jesús las almas confiadas. Consolémosle con nuestro filial abandono en Él, y una vida cada día más perfecta”.

Carta personal.

Leer para conocer más a Cristo…

2609 N.M. da la profesión casa madre.jpg“Exhorto de una manera especial, a que lean las Sagradas Escrituras, los Documentos Conciliares, los discursos del Santo Padre, para que acrecentándose por estos medios el conocimiento de Cristo, a quien nos hemos entregado, se acreciente también la entrega generosa en favor de los miembros de ese Cristo, hasta ahora desgarrado por todas partes y desunido, meditación que nos traerá también por consecuencia una íntima unión de corazones en la comunidad y una perfecta prédica de la caridad fraterna dentro de la misma”.

Convocatoria al Capítulo General Especial el 25 de marzo de 1968.

Hacer con alegría la voluntad de Dios…

2608 En el Scifi con Me. Julia y niñas 2.jpg“Él está en todas partes, más nos ama, si hacemos con mayor alegría su divina voluntad”.

Carta colectiva.

Alegría seráfica…

2607  con hermanas y jovencitas seglares copia.jpg“Alegría seráfica en la entrega total y generosa a Dios y a las almas”.

Carta colectiva de octubre de 1968.

Todas nuestras fuerzas están en Cristo…

2606 Con la Madre Teresa Botello.JPG“«Sin mí nada pueden hacer». Esa sentencia es tan cierta y real. La vida espiritual de un alma, su piedad, el deseo de vivir en gracia, todo eso que envuelve su fin eterno nos es desconocido y solo Dios puede franquear esa barrera, ¿qué podremos pues hacer nosotros sin Él? Apliquémonos todo nuestro esfuerzo a esta realidad, única expresión cierta de los designios de Dios y encontremos todas nuestras fuerzas en Él”.

Convocatoria al Capítulo Especial, 25 de marzo de 1968.