Bendiciones…

2 18a 1558-hqdefault.jpg“Para Uds. sólo quiero las mejores bendiciones del cielo”.

Pensamientos.

Anuncios

El Sagrario

1786“Jesús Eucaristía, que de este sagrario saldrás todos los días para ostentar tu amor y misericordia desde la custodia, en donde te contempla­rán nuestros ojos y te adorará nuestra alma plena de fe, pidiéndote la conversión de los pecadores, la santificación de los justos y la recom­pensa divina que haz prometido a la caridad, te rogamos colmes de bendiciones a nuestros amigos…”

Estudios y meditaciones, f. 725.

Conocer al Señor de tú a Tú…

1755 María Inés Teresa del Santísimo Sacramento00000175 (1)“Te conozco porque tú mismo has dicho a mi alma quién eres, ¡con fuerza tal! que ha caído humildemente, enamoradamente rendida a tus pies sacrosantos”.

Estudios y meditaciones.

La alegría de conocer al Señor…

1754 La beata María Inés y los niños“«Alégrense y regocíjense las naciones» con la posesión de tu amor. Que gocen todos de tus sacramentos, de tu perdón inefable, de las dulzuras de tu Eucaristía. ¡Que, por el Bautismo habite en todos ellos la Santísima Trinidad!”

Estudios y meditaciones, f. 634.

Anhelos de santidad…

1753 MG_4270“Quiero ser santa, pronto santa, a todo trance santa. Llena Jesús mío todas las aspiraciones de mi corazón y ayuda mi flaqueza, sostenme en el vuelo que quiero emprender, no me dejes, que en ti confío”.

Ejercicios Espirituales de 1933, f. 773.

Que el Niño de Belén nos haga amar…

1679 Naci“¡Cuánto quiero pedir al Niño de Belén por todos y cada uno! Que nos haga amar su espíritu de adhesión a su Padre celestial en el cumplimiento amoroso de su divina voluntad; que nos dé una gran pureza de alma y cuerpo y de intención; que la caridad reine en nuestros corazones para saber disculpar y amar a nuestros semejantes, y saber vivir en armonía con ellos”.

Carta colectiva del 24 de diciembre de 1968.

Ser cada día más misioneros…

1051 IMG_0386“Que Dios nos conceda ser cada día más misioneros, pues son tantas las almas que se pierden, por falta de quien les ayude a encontrar a Dios”.

Carta de Junio de 1978.