Cualidades muy valiosas…

2249  Recibimiento en la región c.jpg“Que ni siquiera de pensamiento ofendamos jamás a nadie, que seamos respetuosos, bondadosos, sinceros y sencillos con cuantas personas tratamos”.

Carta a Misioneras Clarisas de California, el 9 de octubre de 1962.

Confiar…

1 17a manuelita-y-la-cristiada.jpg“Sólo nos queda confiar inmensamente en Dios, acogernos a su misericordia y bondad, esperándolo todo de él”.

Carta a las Misioneras Clarisas de Dublín, el 2 de abril de 1975.

Abandono en la oración…

2042 NM104837_693.jpg“En esta oración le gusta mucho a Nuestro Señor vernos abandonados a su Divina Voluntad, dispuestos a recibir de su mano providente lo que Él quiera darnos. Porque en este abandono ejercita el alma muchas virtudes: humildad, sumisión, confianza plena en la bondad de Dios”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

Los beneficios de Dios…

2025 IMG_5013.JPG“Sería interminable contar sus beneficios, su número es superior a las arenas del mar. Y todo por mí, porque desde el principio sin principio, me amó… me ha dado todo esto, en prendas de que se me dará Él mismo, TODO ENTERO”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

La bondad de Dios…

2015 Annie.jpg“Mi corazón, mi alma, mi ser todo se regocijan al pensar en la bondad de Dios, desde toda la eternidad me tuvo presente. Desde que Él existe, eternidad sin principio, ya pensó en mí, ya me veía convertida en criatura racional, dotada de una inteligencia capaz de amarle y servirle, capaz de comprender el grande e inmenso beneficio que me preparaba al darme el ser”.

Ejercicios Espirituales de 1943.

Por algo existe el infierno…

1981_2113.jpg“La razón de ser del infierno, la razón de su existencia, es el mayor argumento de una bondad infinita, definitivamente repudiada”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

Bondad…

1933“Cómo quisiera que cada misionero sea bondadoso y fino. Que sepa agradecer con un gracias y una sonrisa amable, hasta la menor atención que recibe de sus hermanos y de quien sea… De manera especial lo vamos a hacer por amor, por amor a Dios a quien tanto debemos y a su Madre Santísima que tanto nos ama”.

Carta colectiva de Noviembre de 1970