Esperar en Dios…

2577 Hábito antiguo.jpg“Es tan dulce la esperanza en un Dios… que jamás engaña, que es Camino, Verdad y Vida”.

Carta colectiva de abril de 197.

Anuncios

Vivir en Cristo…

2426 Card. Rossi ofrece Inst. Cat. Misionera c.jpg“«Vivo yo más no yo sino Cristo vive en mí» esto es la meta que hay que alcanzar… este es el camino a seguir, pisar sobre la huella de seguirle en la Cruz para llegar un día a Resucitar con Él…”

Carta a las hermanas de Japón el 28 de agosto de 1971.

Nuestra guía…

2324 Nuestra Madre y la Promesa 2398.jpg“Que María Santísima sea nuestra guía en el peregrinar en esta tierra”.

Carta colectiva de marzo de 1978.

Amor a María…

2228 El beso de María.jpg“Si amamos mucho a la virgen Santísima, entonces ella nos hace el camino delicioso, convirtiendo en rosas las espinas”.

De una carta a su hermana Lupita en 1930.

No desaprovechar ninguna oportunidad…

2065 Captura de pantalla 2017-01-10 a las 5.42.48 PM.png“El misionero no debe desaprovechar todas las oportunidades de dirigir una frase que dé luz, consuelo y bondad a quienes encuentre en su camino”.

Carta colectiva del 4 de abril de 1978.

Responsabilidad…

1728  8 (1)“Mi preocupación constante es mi propia santificación y la de la comunidad que el buen Dios ha puesto en mis torpes manos. ¡Me espanta la responsabilidad! Pero como los niños pequeñitos que comprenden que, por sus propias fuerzas no pueden nada, y sin embargo desean obtener lo que anhelan, con caricias, mimos y súplicas alcanzan de sus padres lo que quieren, así yo, pongo toda mi confianza en Dios, ruego, con el Espíritu Santo, con gemidos inenarrables pidiendo el alimento de mis hijos, y espero en paz.”

Ejercicios Espirituales de 1950.

Que el Niño de Belén nos haga amar…

1679 Naci“¡Cuánto quiero pedir al Niño de Belén por todos y cada uno! Que nos haga amar su espíritu de adhesión a su Padre celestial en el cumplimiento amoroso de su divina voluntad; que nos dé una gran pureza de alma y cuerpo y de intención; que la caridad reine en nuestros corazones para saber disculpar y amar a nuestros semejantes, y saber vivir en armonía con ellos”.

Carta colectiva del 24 de diciembre de 1968.