Almas de oración…

1963-_2946“No nos engañemos… vinimos para esforzarnos en la santificación, para vivir realmente la obediencia, la pobreza y la castidad; y en esto implica: rectitud, caridad exquisita, docilidad a toda autoridad legítima, amabilidad, educación, sinceridad, entrega leal y verdadera a los hermanos, por Cristo, lo cual no se adquiere si no se es alma de oración”.

Carta colectiva de Diciembre de 1971 desde Roma.

Anuncios

Virtudes que nos llevan al Espíritu Santo…

1901 Flores“Fe, esperanza, sencillez, docilidad, humildad, castidad, pureza de intención, entrega desinteresada a los hermanos, docilidad a las voces del Espíritu que habla a nuestro interior, paz paciencia hacia nosotros mismos y hacia los demás, etcétera, todo lo cual nos lleva a gozar de los frutos del Espíritu Santo”.

Carta colectiva desde Roma, Junio de 1978.

La castidad por el reino de los cielos…

928 Nuestra Madre en Ixtlán“La castidad por el reino de los cielos es un don que se da algunos por el Padre celestial. Un don, encerrado en un vaso de arcilla que es nuestro cuerpo corruptible, pero por lo mismo tan meritorio el conservarlo, y, esto, pese en muchas personas, a las continuas luchas contra su naturaleza”.

Consejos y reflexiones.

El gozo de la virginidad consagrada…

871 FlorecitaNuestra entrega a Dios en la virginidad, no ha sido como muchos piensan por decepción; por no haber encontrado una propuesta de matrimonio, o por desprecio al matrimonio. Nada de esto sucede; es todo lo contrario. Nos hemos entregado a Dios, como único Esposo, en nuestra virginidad, para ofrecerle el don singular de ser madre carnal; para consagrarle todos los goces que legítimamente hubiera podido gozar en el matrimonio; y… para ser creadora con el Padre celestial. Creadora, sí, pero de almas, que le glorifiquen y le amen en el tiempo y en la eternidad. Por esto hemos elegido un Esposo virgen, Hijo de una virgen, y cuyo Padre es virgen también.

Consejos y Reflexiones.