Escuchar la voz de Dios…

2572 Smile.jpg“Nosotros somos misioneros de acción, pero no olvidemos que ésta debe arraigarse en la oración, en la contemplación. De aquí nace la necesidad de ser silenciosos, para saber escuchar la voz de Dios que habla en la soledad del corazón”.

Cartas colectivas.

Anuncios

Encontrarse con Dios en todas partes…

2524 878 IMG_20130903_103639_551.jpg“Que nuestras almas de apóstol, te encuentren en todas partes: en el pobre que socorren, en el ignorante que instruyen, en el sacrificio que se imponen, en la oveja perdida que buscan, en el mar que cruzan, en los campos que puedan contemplar sus ojos, en el crepúsculo que hermosea el firmamento, en las radiosas estrellas, en la apacible luna, en la luz del sol que calienta a buenos y malos”.

Experiencias espirituales.

Hija del Padre y esposa de Jesús…

2449. Capilla en Seminario de Irapuato.png“Sí, padre, no exagero, amé a Dios con todos los amores; pero prevalecía el de hija y esposa…; por eso mi primera vocación fue contemplativa, las horas me parecían cortas para estar con Él, para abismarme en Él”.

Dirección Espiritual, f. 1043

La naturaleza nos habla de Dios…

2279 Sierra 2.jpg“Dios hizo la hermosa naturaleza, los animales, las flores, los campos, las montañas, para nuestro recreo, ya que, en todo esto, el alma enamorada de su Dios, a él encuentra”.

Carta Colectiva de 1980.

Gozar a Dios…

2262 Copia de 29 Madre e hija Roma.jpg“Se goza tanto a Dios cuando se viaja y se van descubriendo tantas hermosuras en lo grande como montañas y mares, como en lo pequeñito; todo obra de sus divinas manos”.

Carta Colectiva de 1980.

Las obras de Dios…

2111 Esa sonrisa.jpg“Únicamente se puede estar sobre cubierta en la parte alta del buque, pues la de abajo la bañan por completo las olas. De verdad es algo formidable. Entre las obras de Dios, no destinadas a amarle eternamente, el mar es el más grandioso”.

Carta de abril de 1953 a bordo de un barco rumbo a Japón.

Ayuda en la acción…

2051 Captura de pantalla 2016-12-13 a las 10.09.47 AM.png“La contemplación te sostiene y te ayuda en la acción; y ésta te llevará continuamente a aquella”.

Lira del Corazón, Primera Parte, Cap. XIV.