Gozar a Dios…

2262 Copia de 29 Madre e hija Roma.jpg“Se goza tanto a Dios cuando se viaja y se van descubriendo tantas hermosuras en lo grande como montañas y mares, como en lo pequeñito; todo obra de sus divinas manos”.

Carta Colectiva de 1980.

Las obras de Dios…

2111 Esa sonrisa.jpg“Únicamente se puede estar sobre cubierta en la parte alta del buque, pues la de abajo la bañan por completo las olas. De verdad es algo formidable. Entre las obras de Dios, no destinadas a amarle eternamente, el mar es el más grandioso”.

Carta de abril de 1953 a bordo de un barco rumbo a Japón.

Ayuda en la acción…

2051 Captura de pantalla 2016-12-13 a las 10.09.47 AM.png“La contemplación te sostiene y te ayuda en la acción; y ésta te llevará continuamente a aquella”.

Lira del Corazón, Primera Parte, Cap. XIV.

De lleno a la oración…

2040 Captura de pantalla 2016-12-13 a las 9.56.46 AM.png“El misionero se entrega de pleno a la oración, a la contemplación, para poder entregarse de pleno a la acción y sea un apostolado fecundo”.

Lira del Corazón, Primera Parte, Cap. XVII.

La celda interior…

1942“Procurarás no salir de la celda interior que debes construir en tu corazón; porque de esa vida contemplativa, de esa unión con Dios Nuestro Señor, de esa vida de intimidad con la Santísima Virgen, deberás sacar todas las gracias que necesitas para santificarte”.

Lira del Corazón, p. 43.

Una estación difusora de la gracia…

1924 Calilla“Me parecen a mí los conventos en que las almas son plenamente contemplativas, y se esfuerzan por vivir cada vez más unidas a Dios, una estación difusora, desde donde se difunde a todos los radios, a todas las almas, la acción de la gracia, única necesaria, para obtener las transformaciones anheladas”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

Vida de Nazareth…

1871 Ella es todo“Cuando en un alma de estas que viven en Nazareth vida sencilla, contemplativa, obediencia,; encuentra esa vida de fe, con reminiscencias deliciosas se traslada el Divino Jesús a esa su casita en la que obraba la Redención con sus ocultas humillaciones, sus obediencias, su silencio, sus trabajos, sus sudores, sus conversaciones.  Cuando en esa alma dichosa encuentra a su Madre, cuando las dos unidas llevan una vida de comercio amoroso por la salvación de las almas, se le representa, con coloridos bellísimos, aquel hermoso cuadro en el que Él es el primer actor, después su dulce Madre y por último su padre putativo José”.

Ejercicios Espirituales de 1941.