Verdaderos misioneros…

2584 Te escucho.jpg“Ser verdaderos misioneros. Que sepan y sepamos todos adherirnos a Cristo Jesús, y vivir con Él y para Él el Santo Evangelio, sin extravagancias, sino como Él quiere, en la alegría del corazón”.

Carta desde Roma a las Misioneras Clarisas en Indonesia el 8 de febrero de 1972.

Anuncios

Escuchar la voz de Dios…

2572 Smile.jpg“Nosotros somos misioneros de acción, pero no olvidemos que ésta debe arraigarse en la oración, en la contemplación. De aquí nace la necesidad de ser silenciosos, para saber escuchar la voz de Dios que habla en la soledad del corazón”.

Cartas colectivas.

Notas armoniosas de amor y gratitud…

2566 Captura de pantalla 2018-05-25 a la(s) 14.18.07.png“Si realmente queremos vivir en armonía con el espíritu de nuestra familia misionera, es necesario que cada uno se empeñe por ser un verdadero misionero, en toda la extensión de la palabra y vivir ese espíritu de alegría comunicativa (no de charlatanería) pero sí de ayuda y comprensión mutuas basadas en el amor sobrenatural, la caridad que debe irradiar toda alma profundamente enamorada de Dios y de las almas, fundiendo las mentes y los corazones en uno solo, para que, cual lira maravillosa produzca, tan solo notas armoniosas de amor y gratitud al Señor por tantos beneficios recibidos continuamente de su mano”.

Carta a las hermanas de la casa de Talara, noviembre de 1967.

Vivir siempre con Jesús…

2530 Cristo reinará.jpg“Quiero vivir siempre con Jesús en mi corazón, aunque no sienta su presencia”.

Experiencias espirituales.

Robarle el corazón a Dios…

2519.jpg“En todo género de cosas las almas confiadas le roban el corazón. ¿Cuánto más no se lo robarán aquéllas que confían en él inmensamente para robar gracias a su amor, y que esas gracias son para las almas que no le conocen y no le aman?”

Estudios y meditaciones, f. 622.

Amor de mis amores…

2477_6592 copia.jpg“Tú, Jesús, has sido el amor de mis amores desde que te supe amar: y antes no supe amar a nadie porque Tú preservaste mi corazón solamente para Ti. ¡Quisiste la virginidad de corazón y de cuerpo y, a pesar de mis innumerables miserias, me amaste con amor eterno!”

Escritos, Doc. 78, ff. 667-668.

Entregarse a Dios…

2475.jpg“El goce del alma que se entrega a Dios, que le ofrenda en aras de su amor su virginidad integral, exhalando su perfume en el huerto cerrado del Esposo de las vírgenes, no tiene límites, porque tampoco tiene límites su sacrificio, el cual se renueva cada día, en la alegría de su corazón”.

Escritos, Doc. 496, f. 1385.