Los bienes de Dios son nuestros…

2362 IMG_4867.JPG«¡Cómo se siente el alma llena al considerar que los bienes de Dios son míos! Y qué cuidado se necesita para no perderlos».

Escritos, f. 1046.

Anuncios

Gratitud por la creación…

2356.jpg“Déjame Jesús, que me una a ti, para agradecer a la Santísima Trinidad el regalo de su creación. ¡Qué magnífica! ¡Qué espléndida la supo hacer!”

Sobre los Santos Evangelios. f. 638.

Lo que es nuestra vida…

1861 Doña Jose con la beata María Inés“Acuérdate de lo que es nuestra vida; ¿Criaste acaso para la nada a los hijos de los hombres?… No Señor, a todo mortal lo criaste para el cielo”.

Lira del Corazón, Pág. 170.

El mar y el inmenso poder de Dios…

1820 Mar“Entre las obras de Dios, no destinadas a amarle eternamente, el mar es el más grandioso. Es imponente, lleno de majestad. Pero tiene que detener el ímpetu de sus olas en los límites señalados por Dios. Cuando él rompiera el dique, el universo entero se vería inundado de sus aguas. ¡Qué grande es el poder de Dios! Y nuestra alma es una maravilla más grande, la más amada de su corazón”.

Cartas.

Desde siempre y para siempre…

1764 img079“Desde tu eternidad, te recreabas, Verbo divino, con las montañas, las llanuras, los bosques, los mares de todas esas regiones de infieles, porque en todas esas partes veías tus precursores llenos de fe y anhelos santos, precederte, para facilitarte después tu entrada triunfal”

Estudios y meditaciones, f. 641.

La Santísima Trinidad misionera…

1738 IMG_2002“Entre tanto realizaba esa idea eterna (de la creación), esa idea concebida en su mente divina, empieza la Santísima Trinidad su obra misionera, viendo todos los sucesos que se realizarían al correr de los tiempos en su presente luminoso; y en el éxtasis de amor nos vio a todos los mortales”.

Estudios y meditaciones.

El alma apostólica esta siempre unida a Dios…

1735 Diapositiva2“El alma de todo apostolado, el alma contemplativa, es la que ha llegado a la íntima unión contigo, en cuanto es posible en esta vida, y a nuestra condición de viandantes. El alma que te sabe encontrar y amar, en todos los sucesos prósperos o adversos, que te agradece continuamente tus beneficios; el de la creación, conservación, gracia santificante…”

Experiencias Espirituales.