Lo que es nuestra vida…

1861 Doña Jose con la beata María Inés“Acuérdate de lo que es nuestra vida; ¿Criaste acaso para la nada a los hijos de los hombres?… No Señor, a todo mortal lo criaste para el cielo”.

Lira del Corazón, Pág. 170.

El mar y el inmenso poder de Dios…

1820 Mar“Entre las obras de Dios, no destinadas a amarle eternamente, el mar es el más grandioso. Es imponente, lleno de majestad. Pero tiene que detener el ímpetu de sus olas en los límites señalados por Dios. Cuando él rompiera el dique, el universo entero se vería inundado de sus aguas. ¡Qué grande es el poder de Dios! Y nuestra alma es una maravilla más grande, la más amada de su corazón”.

Cartas.

La Santísima Trinidad misionera…

1738 IMG_2002“Entre tanto realizaba esa idea eterna (de la creación), esa idea concebida en su mente divina, empieza la Santísima Trinidad su obra misionera, viendo todos los sucesos que se realizarían al correr de los tiempos en su presente luminoso; y en el éxtasis de amor nos vio a todos los mortales”.

Estudios y meditaciones.

Las cuatro estaciones…

1533 la beata María Inés siempre sonriente“La naturaleza tiene sus tiempos y por esto el Creador la ha dividido en cuatro estaciones. Las almas y las instituciones tienen que pasar también por su cuatro estaciones, aunque los inviernos a las veces nos hagan sangrar.”

Autobiografía.

Nos creaste, Señor, para el cielo…

1458 Beata María Inés y la gracia de Dios“Señor, a todo mortal lo criaste para el cielo; haz pues, que a todos llegue la luz de tu Evangelio, tus Sacramentos, tu gracia. Infúndela, por tu misericordia en esos corazones, que no han gustado las delicias del amor de Dios”.

Lira del Corazón.

Somos un don del Padre…

1284 N.M- Cuer“Soy un don del Padre, al Hijo; el Padre me puso en manos de su Hijo; como una joya de inapreciable valor, puesto que dio toda su sangre por mí; me conquistó a fuerza de amor, ¡de exceso de amor!… desde el pesebre hasta la cruz…”

Carta al director espiritual en mayo 23 de 1950.