En la enfermedad…

2306 N.M. en clínica x.jpg“Él me ama así enferma, y se comunica a mi alma de la manera que a él le place, por mi parte correspondo a su amor en el fiel cumplimiento de su voluntad; esto es lo que más deseo cumplir día con día”.

Carta a sus primos Agustín y Alicia Espinosa el 10 de abril de 1981.

Anuncios

Pedir por los enfermos…

2030 IMG_4841.jpg“Mientras mis compañeros se fueron a conocer por allí, me quedé con mi Madre Santísima, y pude platicarle a gusto, me senté, cuántas cosas le dije, cuánto le pedí. Creo que no olvidé a ninguno solo. Y con empeño le pedí la salud de nuestros enfermos, sobre todo los más delicaditos… pido por todos y cuantas gracias necesitamos”.

Crónicas el viaje a Jerusalén en 1958.

Llegar sin tropiezos al cielo…

1977 enfermita.jpg“Que María Santísima sea nuestra guía en el peregrinar en esta tierra, para que, guiados por su mano, lleguemos con menos tropiezos al cielo”.

Carta colectiva de Junio de 1978.

La hermana enfermedad…

1505 Con san Juan Pablo II“Acuérdense, hijos, que la hermana enfermedad es la gran purificadora y… la gran santificadora. Es también el banco celestial donde se compran muchas almas para Dios. ¡Son tantas las que quiere arrebatarse el demonio!”

Carta colectiva de 1961.

Las enfermedades y los dolores son un tesoro…

1365 NTRA. MADRE 2“Las enfermedades, los dolores, las molestias aceptadas por amor de Dios son ricas monedas de oro purísimo, con que se compran almas para él”.

Experiencias espirituales.

Entregarle a Dios y a María todas las penas de este mundo…

1282 Conferencia“Sé que a nadie puedo decir mis penas, mi desolación interior, ni mi malestar físico. ¿Quién me creerá? Me basta que Dios lo sepa… se lo entrego a mi Madre santísima, por las almas, por las misiones”.

Ejercicios Espirituales de 1944.

Delicadeza con los enfermos…

1253 IMG_2206“Los enfermos vienen después a llevarse nuestra solicitud y nuestro amor. ¡Como debemos amar a estos miembros doloridos de Jesús! ¡Como debemos proporcionarles alivio en sus enfermedades corporales, y sobre todo en sus enfermedades morales!”

A mis queridas compañeras de la Acción Católica.