Renuncia decisiva…

1913 Virgen de la promesa“Esta es la renuncia decisiva, alegre, deliberada, plena, para no vivir ya sino de Jesús en María, por las almas… hasta la meta del Calvario para reinar con Cristo Crucificado”.

Notas Íntimas.

A la luz de la fe…

1762 Luna de fondo“Entre más ahondo en mi miseria, cuanto más la descubro a la luz de la fe, cuanto más horror siento de ella, las alas de mi confianza adquieren una fortaleza que, puedo, sin temor, competir con el mismo Dios, en la seguridad de que lo dejaré vencido.”

Experiencias Espirituales.

Jesús viene…

1303 Adviento“No temamos, Jesús, nuestro divino Salvador estará siempre con nosotros y él será nuestro sostén y ayuda en todas partes.”

Carta desde Roma, Junio 6 de 1973.

La miseria al servicio de la misericordia…

1223 IMG_0348 2“A veces siento como terror al considerar la magnitud de la obra que quiero emprender, pero me tranquilizo pensando que es Él quien me la ha pedido, que yo no seré más que un deforme instrumento en sus manos poderosas, y que le he abandonado totalmente mi miseria, al servicio de su misericordia”.

Carta al Siervo de Dios Luis María Martínez, oct. 10 de 1943.

 

Las alas de la confianza para volar hasta Dios…

“Cuando la comprensión de mi miseria da a mi alma esas poderosas alas para volar a ti, ¿quién será capaz, Dios mío, de cortarlas? nada; ni nadie. Entre más ahondo en mi miseria, cuanto más la descubro a la luz de la fe, cuanto más horror siento de ella, las alas de mi confianza adquieren una fortaleza que, puedo, sin temor, competir con el mismo Dios, en la seguridad de que lo dejaré vencido.”

Diario de enero a mayo de 1944, f. 564

La obra misional de Dios…

“Antes de la manifestación de Dios sobre la tierra, por medio de la creación, la obra misional de las Tres Augustas Personas consistía ante todo y sobre todo: en el amor. Ya, desde entonces, lo desplegaba sobre sus criaturas venideras en todas las formas en que lo hemos visto aparecer sobre la tierra, en todas sus ­derivaciones de: misericordia, ternura, solicitud, magnanimidad, delicadeza, sinceridad, espontaneidad, dulzura, fortaleza; ya nos veía atraídos hacía él por el suave y fuerte lazo de su amor, absorbiendo el abismo de nuestra nada y mise­ria, en el abismo sin fondo de su misericordia”.

La Santísima Trinidad Misionera, f. 595.