EL gozo de Jesús…

2290 Y Llegando a Casa.jpg“Jesús se gozaba y bendecía a su Padre al contemplar aunque fuera una pequeñísima flor del campo, admirando, en su pequeñez, todo aquello de que estaba formada; y así en todas las cosas”.

Carta Colectiva de 1980.

Anuncios

Gozar a Dios…

2262 Copia de 29 Madre e hija Roma.jpg“Se goza tanto a Dios cuando se viaja y se van descubriendo tantas hermosuras en lo grande como montañas y mares, como en lo pequeñito; todo obra de sus divinas manos”.

Carta Colectiva de 1980.

El Esposo Divino…

2059 Con Teresita.png“¿Que será cuando el esposo divino, después de una vida santa, plena de abnegación, de entrega a los demás por amor a él, de pureza y sacrificio, podamos sentir, en los umbrales de la eternidad, el beso dulcísimo acogedor del Amado, que nos invita a entrar en su gozo para siempre?”

Carta colectiva desde Moravia, Costa Rica, el 26 de febrero de 1979.

Virtudes que nos llevan al Espíritu Santo…

1901 Flores“Fe, esperanza, sencillez, docilidad, humildad, castidad, pureza de intención, entrega desinteresada a los hermanos, docilidad a las voces del Espíritu que habla a nuestro interior, paz paciencia hacia nosotros mismos y hacia los demás, etcétera, todo lo cual nos lleva a gozar de los frutos del Espíritu Santo”.

Carta colectiva desde Roma, Junio de 1978.

En un continuo Aleluya…

1865 así“Si todas las almas no viven en un continuo ALELUYA, es porque no han aprendido a agradecer los beneficios… Este manantial de inagotables delicias. Entonarían así en toda la tierra, cada día, su cántico nuevo, su cántico sublime que dice el profeta: «Cantate Domino canticum novum…»”.

Notas Íntimas.

Cuando una oveja vuelve al aprisco…

1406 Beata María Inés joven religiosa“Quiero proporcionar a los bienaventurados el gozo que experimentan, cuando una oveja vuelve al aprisco «Porque más gozo hay en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por 99 justos que no tienen necesidad de penitencia»”.

Experiencias Espirituales.

Una locura…

1391 Mi mundo“Verdaderamente el misterio de amor de Dios por el hombre, es para enloquecer. Aquellos a quienes no es dado de lo alto comprenderlo, lo abandonan por irrealizable, y viven en la más lamentable de las desgracias”.

Ejercicios Espirituales de 1950.