Acción de gracias…

2088-perpetuos-dic-14-1933“Me levantaba muy temprano y antes de las seis, ya estaba en la iglesia, hasta las ocho y media, ¡cuán dulce era mi acción de gracias! sentía tan vivamente a Jesús en mi corazón, con él me entretenía platicando hasta que tenía que volver a casa, y ya en ésta no perdía un momento su presencia, y platicando con él me pasaba todo el día, y el arrepentimiento de mis pecados sin cuento, venían a unirme más a él, lo veía tan dulce, tan amante, que no podía menos que arrojarme en su corazón”.

Cuenta de conciencia.

Anuncios

Unidos a la Santa Sede…

2079 Aud. con Paulo VI.jpgUn misionero, con el favor de Dios, estará siempre con la Santa Sede, con el Papa, sin apartarse un ápice de sus sabias enseñanzas”.

Carta colectiva del 18 de noviembre de 1966.

Al rezar el santo Rosario…

2028 IMG_4992.PNG“Presenta en el rezo del Santo Rosario los intereses todos de tu Jesús, únicos por los que tu corazón palpite, representándole con viva fe, las necesidades de tu Madre la Santa Iglesia, que son tuyas propias, y pon ante el Inmaculado Corazón de María las masas inmensas de paganos, de infieles que aún no han recibido la Fe en su Divino Hijo”.

Lira del Corazón.

Un corazón vigilante…

2027 IMG_4990.JPG“Si el corazón amante de Jesús, vela durmiendo, el del misionero no debe ser menos vigilante, debe incendiarse en el fuego del Señor, para pegar ese fuego sagrado a cuantos corazones existen en el mundo, mediante su oración confiada, humilde y generosa, derramando los beneficios de la Redención, los méritos de Nuestra Madre la Santa Iglesia, por todos los ámbitos del mundo”.

Notas Íntimas.

Hacer mucho bien…

1928 Casa Madre“Sin salir de nuestra espiritualidad propia, y siguiendo el espíritu que Dios ha marcado a esta su Familia Misionera, que Él quiso que existiera en su Iglesia Santa, podemos hacer mucho bien a nuestros hermanos en cada país y sin seguir modalidades estrambóticas que no pegan con nuestro espíritu y mucho menos con el espíritu que Dios quiere que le sirvamos”.

Carta colectiva desde Roma, Junio de 1978.

Amar a la Iglesia…

1856 Trio“Nuestro amor a la Iglesia, nuestra Santa Madre, debe ser una derivación de nuestro amor a Jesucristo, traducido en acatamiento perfecto a sus decisiones, en veneración profunda, en amor acendrado sentido y práctico”.

Ejercicios Espirituales de 1941, f. 847.

No salirse de la ruta señalada por la Iglesia…

1855 Mira la Cruz“Siguiendo fielmente las decisiones de la Santa Iglesia, no saliéndonos jamás de la ruta señalada por Cefas, guiadas por ese faro luminoso, llegaremos infaliblemente al cielo, jamás podrá nada contra sus puertas el mismo infierno, puesto que el mismo Cristo la ha erigido; él mismo la sostiene con su omnipotencia y su amor”

Estudios y meditaciones, f. 701.