Tener misericordia y no juzgar…

1995 IMG_2699.jpg“No despreciemos, tengamos misericordia; pero hijos, por lo que más amen en el mundo, más aún por su Dios, NO JUZGUEN A SUS MAYORES ni siquiera de pensamiento; ¡le hiere tanto a Él, y mancharán tanto su alma!”.

Carta colectiva de mayo 6 de 1958.

Anuncios

Misericordia…

1422 Beata y su casa natal“Me parece a mí, como si la justicia se hubiese dejado crucificar con Jesús, para no dejar lugar, sino a su misericordia”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

921 En la Biblia“«Te encargo que medites a la luz de la sagrada Eucaristía, todos tus deberes, pidiendo incesantemente al Espíritu Santo la luz y la gracia necesaria para realizarlos todos según el corazón de Dios, pidiendo a nuestro Señor y a la santísima Virgen te transformen en ellos, te infundan su sabiduría, su prudencia, su justicia y caridad, para actuar en todo justa y equitativamente”.

Carta a una religiosa en octubre de 1966.

Nunca juzguemos…

629 Como les iba diciendo“Nunca juzguemos. El juicio únicamente esta reservado a Dios. ¡Hay tantas cosas en las que nos equivocamos!”

Carta colectiva el miércoles de ceniza de 1976, f. 4205

El lugar de la misericordia…

“Me parece a mí, como si la justicia se hubiese dejado crucificar con Jesús, para no dejar lugar, sino a su misericordia”.   a