Dejar todo por Cristo con María…

197 1973 N.M. primeras chiapanecasc.jpg“Yo quiero ofrendarte todos mis amores, quiero dejarlo todo por Ti, quiero sacrificarme, en el corazón de María, por la salvación de las almas”.

Lira del Corazón, p. 157.

Hagamos algo más…

2210_5051 2.PNG“Para corresponder cuanto podamos al amor de nuestro Señor, no nos contentemos con lo ordinario, hagamos por él algo más, amémoslo en el vencimiento”.

Carta a dos religiosas, Cuernavaca, noviembre 2 de 1954.

No rehuir los sacrificios…

2191  1955 Toma de hábito.jpg“Que no rehuya ningún sacrificio, por penoso que sea; que viva siempre en comunicación con el cielo, por mi continua elevación de alma”.

Diario 1932-1934. f 493.

Ofrenda nocturna…

2149 1957 25 feb. Con N.M. en el barco rumbo a Japón.jpg“En mi despedida a Jesús Sacramentado, antes de recogerme al lecho, hago intención, diciéndole a Él formalmente que cada una de mis respiraciones, de mis movimientos, los latidos de mi corazón, sean infinitos actos de amor, de adoración, de reparación, por mí y en nombre de todas las criaturas, aún de aquellas que no lo reconocen como su Dios, por no haber habido quien los enseñase a conocerle y amarle”.

Cartas colectivas.

Ofrecimiento…

2147 a las 5.14.42 PM.png“Al ofrecerme como víctima cada día en la Santa Misa, por las intenciones particulares que en ese día tenga mi Jesús, le entrego particularmente también, lo que en ese día tenga yo que padecer”.

Cartas colectivas.

Ofrecer el trabajo…

2145 image4.png“Esa secretaría en que, sobre todo de noche, trabajaba hasta la madrugada, presenció muchas alegrías e innumerables penas, penas y alegrías que Dios nuestro Señor, infinitamente bueno, hará que fructifiquen, puesto que, unidas a sus méritos infinitos, han venido a ser de un valor casi infinito”.

Carta colectiva, 1º de mayo de 1965.

La fuerza del Espíritu Santo…

2135 en las bodas de oro x.jpg“Pediré, con mucha frecuencia al Espíritu Santo, sus luces y su amor para que inflame mi corazón en su amor y me haga obrar siempre a su impulso, sobrenaturalizando mis más mínimas acciones”.

Ejercicios Espirituales de 1943.