Nostalgia de Dios…

2305 Conquistar el mundo para Cristo“Qué bueno sentir nostalgia de Dios. Que esa nostalgia nos lleve a ser muy almas de oración; y si vemos que no somos dignos —que en realidad nadie lo somos—, corrijamos los defectos que obstaculizan nuestro anhelo”.

Carta colectiva desde Karuizawa, Japón. Mayo 14 de 1957. f. 3223.

Anuncios

Jesús Eucaristía…

2295 comulgando.jpg“Tú harás, sí, Jesús Eucaristía, que nuestro apostolado sea fecundo; fecundo por la oración continua, incesante, confiada, amorosa; y por el sacrificio también continuo”.

Experiencias Espirituales, f. 512.

Caridad…

2291  pantalla 2016-12-13 a las 10.19.21 AM.png“Ante todas las cosas necesitamos la caridad que deberá inflamarse más y más en el fuego de la oración y alimentarse de continuos sacrificios e inmolaciones”.

En homenaje de filial amor y eterno agradecimiento, a la Virgen Morena del Tepeyac.

Abrazar el mundo…

2289 ntalla 2017-08-25 a la(s) 2.53.59 PM.png“El misionero abraza espiritualmente todo el mundo y lo baña con sus oraciones, trabajo sobrenatural, callados sacrificios”.

Carta a hermanas de Japón, junio de 1966.

Un solo corazón…

2287 IMG_6867.jpg“Ser siempre un solo corazón, un solo pensamiento, para que unidos por los brazos de la caridad de Cristo se logre, a través de la oración, y siendo almas de vida interior y vida ejemplar y fervorosa, atraer almas, alcanzar del cielo la luz, al gracia, la fuerza para las necesidades, la paz para el mundo tan lleno de calamidades y hostilidades”.

Carta a hermanas de Japón, junio de 1966.

Pedir por los que sufren…

2282 Nuestra Madre.jpg“Pidamos a Dios por todas las personas que sufren tras las cortinas de hierro, en los hospitales, por las que han tenido que huir de sus países por no poder soportar los regímenes comunistas; por los huérfanos de las guerras, las viudas, los que no tienen un bocado que llevar a la boca, las innumerables familias sin techo”.

Carta colectiva desde Roma el 5 de enero de 1979, f. 4422.

Palabras de amor…

2277 Con Hnas. japonesas 77697.jpg“En esos encuentros dulcísimos, en esos arrebatos de amor, que tu espíritu se postre a los pies de Jesús para agradecerle sus bondades, y decirle palabras de amor; y si el deseo se vuelve irresistible, puedes ir unos momentos a la capilla, para vaciar tu alma en la suya”.

Notas Íntimas.