Esperarlo todo de Dios…

2201 Con las primeras vocaciones.jpg“Qué no puede esperar una vil creaturilla, si con humildad pide al Dios omnipotente y misericordioso que la creó.”

Ejercicios Espirituales de 1933.

Anuncios

Una alegría muy especial…

1945 Captura de pantalla 2016-08-18 a las 9.02.54“Aprendamos a decir en cada circunstancia: «Señor, que quieres que haga». Para un alma un poco humilde siquiera, no hay jamás fracasos, puesto que de lo que parece un fracaso, hace actos de virtud y adhesión incondicional a la voluntad de Dios. Y en esto merece lo que ella ni se puede imaginar, siendo los principales frutos: la paz, la paciencia, la bondad, la caridad, mansedumbre, la fe en la Palabra de Dios, y una alegría que supera a todas las alegrías del mundo, porque esta alegría solo la da Dios a las almas de buena voluntad”.

Carta colectiva de septiembre de 1969 en Madrid.

El cumplimiento del deber…

1941 Lunsar“Espero y pido a Dios, que en todas nuestras casitas, no haya habido ninguna dificultad, que cada uno de los hijos sea eficaz en el cumplimiento de su deber, pero uniendo la eficacia a la comprensión respecto a los demás, a su paciencia por enseñar a los que no saben…”

Crónica de 1959.

No carbonizarnos…

1930 Captura de pantalla 2016-08-18 a las 8.57.19“Caridad, rectitud, humildad, silencio, paciencia, confianza, obediencia: «No carbonizarnos»”.

Carta colectiva de mayo 14 de 1957, desde Karwizawa, Japón.

Virtudes que nos llevan al Espíritu Santo…

1901 Flores“Fe, esperanza, sencillez, docilidad, humildad, castidad, pureza de intención, entrega desinteresada a los hermanos, docilidad a las voces del Espíritu que habla a nuestro interior, paz paciencia hacia nosotros mismos y hacia los demás, etcétera, todo lo cual nos lleva a gozar de los frutos del Espíritu Santo”.

Carta colectiva desde Roma, Junio de 1978.

Para vencer la impaciencia…

1591 Diapmtrferytfositiva1“Con tu gracia Jesús mío, en todos estos casos propicios para la impaciencia que se me presenten, quiero recordarte a ti, en medio de aquellos pecadores, con tu paciencia inalterable, para ser siempre como tú, paciente y manso; con un carácter siempre igual, sonriente y tranquilo, aunque las olas furiosas estallen contra mi barquilla”.

Ejercicios Espirituales de 1933.

Invitación a imitar a santa Teresita…

1096 Dos misioneras“Santa Teresita pudo decir: «que había llegado a no poder sufrir, porque le era dulce todo padecimiento». Esto no quiere decir que no sintiera, y le doliera, era una alma muy sensible, pero porque supo siempre que, con sus sufrimientos, compraba almas para el cielo y consolaba a su amado dueño»”

Carta a una de sus religiosas el 10 de diciembre de 1969.