La hermosura de nuestra vida…

1915 María Inés Teresa  flor“Es tan hermosa nuestra vida cuando se vive como se la prometimos al Señor”.

Carta colectiva de Diciembre de 1971 desde Roma.

Anuncios

Dios nunca abandona al que ha llamado…

1694 Huida a Egipto“En los primeros años de mi conversión el Señor se dignaba en su infinita misericordia vivir tan íntima y amorosamente con su miserable chiquilla, que el día entero era de constante y dulce oración aun estando en visitas y en medio de las más grandes angustias del corazón”.

Experiencias Espirituales, f. 445

La confianza en Dios…

1194 Cielito“Alguien me dice que me promete confiar en Dios… contra toda esperanza ¡magnífico! es algo que me da tanta alegría. La confianza en Dios todo lo puede”.

Carta colectiva del 14 de marzo de 1963.

El deseo de «comprar» almas y la consagración plena…

1191 En el cielo“Del deseo de comprar muchas almas para Dios, me vino el anhelo de consagrarme a las misiones entre infieles, dando a éstos, en las mismas prácticas de devoción y horas de oración que aquí tenemos lo que mi alma les puede dar; y, en las horas libres del día, un apostolado laborioso, sin escatimar, penas, privaciones, incomodidades ni trabajos; en esto les daré mi corazón”.

Ejercicios Espirituales de 1944.

La promesa de María perdurará…

“Ella trabajará conmigo, en mí, yo lo haré todo por Ella, y Ella extenderá el Reino de su Hijo en todos aquellos paganos que aún no le conocen. Ella me hizo una promesa en el día de mi profesión…”

Pensamientos.