Una vida entregada a Dios para salvar almas…

1340 img092“Mi tarea penosa, la de sembrar en el dolor, entre lágrimas ya terminó; ahora me toca Señor segar Contigo en la alegría y, llena de júbilo santo de poseerte eternamente, presentarte las gavillas que mis hermanos recojan en las fértiles llanuras de la gentilidad, que se van convirtiendo en el florido campo de la cristiandad.”

Lira del Corazón, Segunda Parte, Capítulo XII.

Anuncios