La alegría de conocer al Señor…

1754 La beata María Inés y los niños“«Alégrense y regocíjense las naciones» con la posesión de tu amor. Que gocen todos de tus sacramentos, de tu perdón inefable, de las dulzuras de tu Eucaristía. ¡Que, por el Bautismo habite en todos ellos la Santísima Trinidad!”

Estudios y meditaciones, f. 634.

Anuncios

Anhelos de santidad…

1753 MG_4270“Quiero ser santa, pronto santa, a todo trance santa. Llena Jesús mío todas las aspiraciones de mi corazón y ayuda mi flaqueza, sostenme en el vuelo que quiero emprender, no me dejes, que en ti confío”.

Ejercicios Espirituales de 1933, f. 773.

Los sacramentos, María y las almas…

1746 IMG_0117 (2)“Si mi oración en el santuario interior en que tú habitas, es continua, florecerán en este devastado jardín las más deliciosas flores; tu serás su aroma, tus sacramentos las fertilizarán y María tu madre las cultivará.”

Ejercicios Espirituales de 1933.

El valor del arrepentimiento…

1563_2074“Nuestro Señor olvida para siempre, como si jamás se hubiesen cometido, todas las faltas de las que nos hemos arrepentido”

Ejercicios Espirituales de 1962.

Nos creaste, Señor, para el cielo…

1458 Beata María Inés y la gracia de Dios“Señor, a todo mortal lo criaste para el cielo; haz pues, que a todos llegue la luz de tu Evangelio, tus Sacramentos, tu gracia. Infúndela, por tu misericordia en esos corazones, que no han gustado las delicias del amor de Dios”.

Lira del Corazón.

El gozo de ver almas apostólicas…

1432 IMG_0430“Cuando por sus cartitas les veo tan felices en sus apostolados: visitas domiciliarias, preparación de niños a su primera comunión, el acto mismo en que éste se realiza, llevar matrimonios no cristianos a las fuentes bautismales, y de ahí al sacramento matrimonial, etc. etc., ¡cuánta alegría para Jesús y su Madre Santísima, así como para toda la corte celes­tial!”

Carta colectiva desde Roma en junio de 1977.

Delicadeza de alma…

1405 Beata María Inés con la Cruz“Procuraré no dejar sin confesar ningún pecado venial, haciendo de él verdaderos actos de penitencia, para que quede todo saldado”.

Ejercicios Espirituales de 1943.