Sentimientos buenos y realizables…

2468 N.M. en estad.jpg“¡Ah Señor! yo sé que tu nunca inspiras a una alma deseos irrealizables… yo sé que el Espíritu Santo es el que inspira en mi alma todo sentimiento bueno, y que sin su concurso, no pueden mis labios pronunciar debidamente el nombre de Jesús”.

Ejercicios Espirituales de 1933.

Anuncios

Las cosas duras de la vida…

2018 María Inés Teresa  ESPECIAL.jpg“Impregnando mi alma de los sentimientos que en ella produzca la consideración de la Pasión de Cristo me pregunto: ¿Qué cosa en la vida podrá parecerme dura? ¿Qué humillación, que desprecio, que desolación, podrá parecerme grande, si la comparo a las humillaciones de Jesús, a sus deshonras, a sus afrentas, a sus desolaciones, a sus abandonos?”

Ejercicios Espirituales de 1941.

Experimentar la divina misericordia…

Sencilla para darle número.jpg“Siento en el fondo de mi ser, tu inmensa misericordia”.

Pensamientos.

Decidirse a empezar…

1972-maria-ines-teresa-12“Empezar con bríos, con sinceridad, sin desalientos en vista a las caídas, con entera generosidad; que Dios no se dejará vencer en ella. Producir un esfuerzo creciente y sostenerlo por el resorte moral de un sentimiento”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

Ser el amor…

1757 Nuestra Madre y Santa Teresita“Quiero hacer mías las palabras de tu virgen santa Teresita; «¡En el corazón de mi Madre la Iglesia, yo seré el amor!».

Ejercicios Espirituales de 1950.

El nombre de Jesús y la misión…

1648 Diapositiva1 3“¡Ah Señor! yo sé que tú nunca inspiras a una alma deseos irrealizables; yo sé, porque tu así lo has prometido, que nada niegas a la oración humilde y confiada; yo sé que el Padre concede todo lo que se le pide en nombre de su divino Hijo; yo sé que el Espíritu Santo es el que inspira en mi alma todo sentimiento bueno, y que sin su concurso, no pueden mis labios pronunciar debidamente el nombre de Jesús”.

Ejercicios Espirituales de 1933, f. 774.

Amor misionero…

1629 IMG_1516“Que te ame como mereces ser amado: que viva penetrado constantemente de estos dulces sentimientos y que, mi vida al difundirse por la comunicación necesaria con las almas que has puesto a mi cuidado, te irradie con amor inefable! ¡Dios mío, creo en tu amor infinito por mí!”

Ejercicios Espirituales de 1950.