El «FIAT» de María…

2036 Captura de pantalla 2016-12-13 a las 10.00.41 AM.png“Cuán agradecida me siento a mi Madre Celestial por este su FIAT; desde este momento empieza a ser mi Madre amorosísima; y ¡qué misterios de ternura se encierran en esta sola palabra: MADRE!”

Ejercicios Espirituales de 1941.

Anuncios

Abandonarse en Dios…

2017 MG_4867.JPG“Me abandono llena de confianza en los brazos de mi Padre Celestial, a quien siempre he amado con especial ternura, y a Él encomiendo esta pequeña familia misionera que Él quiso hacer nacer en su Iglesia, de esta pobre, que se llama María Inés Teresa Arias, y precisamente porque no encontró en el mundo entero una persona, un instrumento más deleznable, más miserable, mas ruin, para que así fuera notoria, a la luz del mundo, que esta Obra la inspiró Él, la guió Él, no la dejó caer al abismo cuando sus enemigos allí la querían precipitar”.

Carta colectiva desde Roma el 2 de Mayo de 1973.

El sabor de la humillación…

1898 María Inés Teresa  Sierra“Que sabrosa y dulce me sabe la humillación de sentirme criatura, nada, miseria, polvo, ceniza, EL NO SER; y gloriarme EN EL QUE ES, en la fuente de toda Sabiduría, de toda santidad, de toda pureza, en ese mar sin fondo de misericordia, de amor, de bondad, de ternura”.

Ejercicios Espirituales de 1943.

El amor de Dios a sus criaturas…

Eden Asset Library“No es propiamente el dolor de mis pecados e infidelidades lo que me hace llorar. Es la comprensión muy honda, muy sentida, inefable, del amor de Dios a sus criaturas… a mí especialmente. ¿Cómo podré corresponder a él?”

Ejercicios Espirituales de 1962.

La obra misional de Dios…

“Antes de la manifestación de Dios sobre la tierra, por medio de la creación, la obra misional de las Tres Augustas Personas consistía ante todo y sobre todo: en el amor. Ya, desde entonces, lo desplegaba sobre sus criaturas venideras en todas las formas en que lo hemos visto aparecer sobre la tierra, en todas sus ­derivaciones de: misericordia, ternura, solicitud, magnanimidad, delicadeza, sinceridad, espontaneidad, dulzura, fortaleza; ya nos veía atraídos hacía él por el suave y fuerte lazo de su amor, absorbiendo el abismo de nuestra nada y mise­ria, en el abismo sin fondo de su misericordia”.

La Santísima Trinidad Misionera, f. 595.

La página más hermosa…

“¡Cada alma que amas Jesús, y que corresponde a tu amor es una historia deliciosa de tu misericvordia, de tus ternuras; es la página más hermosa de tu misma vida, si me permites la expresión, porque en ella haces derroches de tu ciencia por excelencia, que es amar!”

Experiencias Espirituales, f. 538.

Volver al Padre y confiar en su misericordia…

“¿Quién temerá la vuelta al hogar paterno si conoce la ternura de su padre y que será recibido en sus amorosos brazos? ¿Quién temerá la vuelta a su Dios si encontrará nuevamente  en su casa todos los bienes que había perdido, todos los bienes de la gracia que purificarán su alma? ¡Es tan dulce volver a los brazos de nuestro padre! ¡Llorar en su regazo nuestras infidelidades, contarle nuestras miserias, decirle lo que sufrimos apartados de él, y confiar, sí, confiar inmensamente en su misericordia!”