Tener en cuenta a los demás…

71 1950decoration.jpg“Al tener más en cuenta a nuestros hermanos, que a nosotros mismos, reinará la paz, apenas algo comparada con la del Cielo”.

Carta a la comunidad de Lunsar, marzo 4 de 1977.

Anuncios

Ver por los demás…

2330 Capilla Casa Madre 1.jpg“Le pido a Nuestro Señor que siempre trabajen unidos, llenos de comprensión los unos para los otros, y cada uno olvidándose de sí mismo, para ver por sus hermanos”.

Carta a la comunidad de Lunsar, marzo 4 de 1977.

No perdamos la paz…

2302 Copia de IMG_6679.png“Procura no perder la paz de tu alma y trata de comunicar tu alegría a tus hermanos”.

Lira del Corazón, pág. 53.

Verse siempre con ojos nuevos…

1954-inesianas“La unidad no se rompa jamás. Al contrario… sea más intensa, nada más ver siempre el bien de sus hermanos, olvidándose del propio: al despertar, ver al hermano con ojos nuevos, olvidándose del roce si he tenido; no a las críticas destructivas, alegría”.

Carta a un grupo de hermanas Misioneras Clarisas el 10 de Enero de 1970.

El cumplimiento del deber…

1941 Lunsar“Espero y pido a Dios, que en todas nuestras casitas, no haya habido ninguna dificultad, que cada uno de los hijos sea eficaz en el cumplimiento de su deber, pero uniendo la eficacia a la comprensión respecto a los demás, a su paciencia por enseñar a los que no saben…”

Crónica de 1959.

La naturaleza humana…

1911 Corazón NM“¿Quién puede dudar que también yo anhelo con todas las veras de mi alma que todos los miembros de nuestra familia misionera en el mundo entero sean lo que deben ser; observantes, piadoso, caritativos, celosos, humildes, generosos. En que la vida común resulte lo más grato posible? Con todo hay que rendirse que no siempre es así, la naturaleza es compleja y humana”.

Circular convocatoria al Capítulo General Especial, Marzo 25 de 1968.

Soportar y soportarnos…

1899 NTRA. MADRE“No solamente tenemos que soportar, sino que también tienen que soportarnos a nosotros. Y esto es la caridad y la alegría que espera Nuestro Señor. Saber disimular defectos ajenos, disculpar hermanos y amarlos”.

Carta colectiva de Enero de 1969. Cuernavaca.