Amabilidad y bondad…

2562 Captura de pantalla 2018-05-25 a la(s) 14.16.37.png“Acuérdense del espíritu de nuestra familia misionera y en ese espíritu tratar de ganar a la gente para Dios. La amabilidad y la bondad, todo lo hacen”.

Carta a sus hijas religiosas en abril de 1971.

Anuncios

Practicando la paciencia…

2471 recosiendo su ropa.jpg“Con tu gracia Jesús mío, en todos estos casos propicios para la impaciencia que se me presente, quiero recordarte a Ti en medio de aquellos pecadores, con tu paciencia inalterable, para ser siempre como Tú, paciente y mansa. Con un carácter siempre igual, sonriente y tranquila”.

Escritos, Doc. 280, f. 747.

Aprended de mí, dice Jesús…

2445 Nuestra Madre Fundadora.jpg“Y en la Divina Eucaristía, es también este su continuo grito: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón».

Estudios y meditaciones.

Práctica de las virtudes…

2392 En un barco.jpg“Aprendan a practicar las virtudes que Él sabrá muy bien enseñarles, si le piden su dirección y consejo para cada cosa que van a hacer, diciéndole: «Jesús, ¿qué harías Tú, si estuvieras en mi lugar?»”.

Carta a las hermanas de California, febrero 20 de 1960.

Fe y caridad…

2366 Tenchita y Nuestra Madre.jpg«Tengo bien entendido, hace muchos años, que la virtud de la fe, unida a la caridad, son las que dan a nuestras acciones todas, el mérito, el valor, haciendo subir éste de precio, por insignificante que sea la acción que se ejecuta, en la medida que la sobrenaturalicemos con actos interiores de unión a Dios, de conformidad con su voluntad, de deseos ardientes por la extensión de su reinado»

Escritos, f. 780.

A Dios rogando y con el mazo dando…

2363 Aud. con Paulo VI“Casi, casi creo que se van a espantar al leer la cantidad, pensando que de dónde vamos a sacar todo eso. Acuérdense hijos, que todas nuestras construcciones las hemos hecho sin dinero, esperando en que la divina Providencia mueva los corazones, pero…a Dios rogando y… con el mazo dando”.

Cartas, f. 3219.

Las virtudes…

2359 Misionera sin fronteras 1.jpg“Como las virtudes se hermanan admirablemente, vemos que unas van en pos de las otras y que no puede haber una virtud verdadera que radique en un alma y haya echado raíces, sin que las otras dejen de existir en mayor o menor grado”

Meditaciones, f. 865.