La Virgen de la Promesa

Palabras que la Santísima Virgen de Guadalupe dirigió a la Beata María Inés el día de su Profesión Religiosa, el 12 de diciembre de 1930:

339-madre_mariaines_virg_promesa.jpg

«Si entra en los designios de Dios servirse de ti para las obras de apostolado, me comprometo a acompañarte en todos tus pasos, poniendo en tus labios la palabra persuasiva que ablande los corazones, y en estos, la gracia que necesiten; y me comprometo, además, por los méritos de mi Hijo, a dar a todos aquellos con los que tuvieres alguna relación, y aunque sea tan solo en espíritu, la gracia santificante y la perseverancia final».