Instrumento del Señor…

2378 IMG_0845 copia.JPG“Ruego a nuestro Señor y a la Santísima Virgen que siempre te guíen y ayuden para que vayas caminando por el camino que él te ha trazado, o sea el servirse de ti para llevar su mensaje hasta los más apartados rincones de la tierra en donde él te permita vivir y así convertir los corazones para Cristo y que amen mucho a nuestro Padre Dios”.

Cartas.

Anuncios

Cooperar con la gracia de Dios…

2377 Chiapas, 4.JPG“Constituye su dicha mayor en cooperar con la gracia, para que una multitud de infieles cristianizados ya, lleguen a la cumbre inefable del Sacerdocio. Podrá entonces decir con verdad que son sus hijos”.

Lira del Corazón, 2ª parte, cap. IX.

Oremos por los sacerdotes y seminaristas…

2376 ag. B. de oro c.Madre, recibiendo el cristo c.jpg

“Lleva también al Corazón de Jesús todos los Sacerdotes y seminaristas, para que se caldeen sus corazones en el fuego del amor divino, y puedan a su vez, calentar, transformar las almas”.

Lira del Corazón, 1ª parte, cap. X.

Orar como Jesús por todos, especialmente por los sacerdotes…

1050 Mujer Eucarística.jpg“¡Ah dulcísimo Padre Celestial! hago mía aquella plegaria divina que salió de labios de tu unigénito Hijo, cuando, llena su alma santísima de ternura por los hombres sus hermanos, y sobre todo por aquellos que, constituidos como él sacerdotes del altísimo pasarían por el mundo derramando tus dones”.

Al Eterno Padre, p.299-300.

Pedir por los sacerdotes…

2374 20130903_104253_483.jpg“Tenemos que pedir por ellos, porque uno de los fines de la Congregación es pedir por la santificación de los sacerdotes”.

Consejos, p.1367.

Para gloria de Dios y salvación de las almas…

2373 IMG_20130930_101408_798.jpg“Todo para gloria de Nuestro Señor y de su Madre Santísima, bien de mi alma, conversión de pecadores e infieles, preservación de la infancia y juventud, y santificación de los sacerdotes”.

Ejercicios espirituales de 1943.

Que sea amada la voluntad de Dios…

2372 Gotita.jpg“Si yo fuera sacerdote, sería apóstol de la voluntad de Dios; si yo supiera escribir, escribiría mucho, mucho, sobre esta santísima voluntad. Mas, aunque no sea sacerdote, trabajaré, a la medida de mis fuerzas y en mi círculo de acción, y con el deseo, por que esta adorable voluntad de Dios sea amada de todos, sea acatada desde el primer momento que hace su aparición en nosotros, y colmada de bendiciones. Ah, sí, ¿verdad que en esto está toda la santidad?”

Dirección Espiritual, p.171.