Una misión que cumplir…

2170Copia de IMG_6907.JPG

“Toda alma sale de Dios y a él vuelve, y cuando tiene una misión que cumplir sobre la tierra, es Dios quien se la ha confiado, por lo tanto, enviada de él, y todo lo que dice y hace es por su mandato”.

Al Eterno Padre.

Anuncios

Una misión qué cumplir…

2167 Renovación votos.jpg“Toda alma sale de Dios y a él vuelve, y cuando tiene una misión que cumplir sobre la tierra, es Dios quien se la ha confiado, por lo tanto, enviada de él, y todo lo que dice y hace es por su mandato”.

Al Eterno Padre.

Todos somos de Dios…

1278 Con Chicas de Huatabampo“Toda alma sale de Dios y a él vuelve, y cuando tiene una misión que cumplir sobre la tierra, es Dios quien se la ha confiado, por lo tanto, enviada de él, y todo lo que dice y hace es por su mandato”.

Al eterno Padre.

Hijos y apóstoles de Cristo…

1226 Diapos2“Como hijos y apóstoles de Jesús queremos poder decir: Yo he manifestado tu nombre a los hombres, que me has dado del mundo. Tuyos eran y me los diste y ellos han puesto por obra tu Palabra. Ahora han conocido que todo lo que me diste viene de ti. Porque yo les di las palabras, o doctrinas que tú me diste; y ellos las han recibido, y han reconocido que yo salí de ti, y han creído que tú eres el que me has enviado”.

Al Eterno Padre.

El centro de nuestros amores…

1149“Que el centro de nuestros amores sea la divina Eucaristía solemnemente expuesta, en donde se inflamen nuestros corazones para poder derramar el bien a manos llenas”.

Al Eterno Padre.

Indemnizar el amor poco correspondido…

1147 Apóstol“¡Ah, tú sabes Padre amadísimo! cuáles son las ansias de mi corazón: ¡La salvación de las almas! de millones, de infinitas almas, para lo cual, con tu gracia, no omitiremos sacrificio, para que puedan realizarse en nosotros las palabras de Jesús, indemnizando así nosotros su amor tan poco correspondido en el mundo”.

Al Eterno Padre.

Las ansias de un corazón misionero…

“¡Ah, tú sabes Padre amadísimo! cuáles son las ansias de mi corazón: ¡La salvación de las almas! de millones, de infinitas almas”.

Al Eterno Padre, f. 728.