Hablar de la Eucaristía…

1539 La beata María Inés Eucarística“¡Hablar de la Eucaristía!… ¡Del don más precioso y delicado de tu amor oh Dios mío!, es tanto como pretender penetrar en tu corazón y traducir al humano lenguaje los latidos más tiernos de tu amor por los hombres ¿quién podrá hacer cosa semejante?”

La Eucaristía y las misiones.

Anuncios

Somos instrumentos de Dios…

1291 una-obra-776897“¡Ah! rey mío y Dios mío! haz brillar tu misericordia, y según tu inveterada costumbre de escoger «lo débil, lo vil del mundo, lo despreciable y aún lo que no es, a fin de que delante de Dios no se gloríe ninguna carne»; toma este pequeño instrumento y por medio de él habla tú mismo a los corazones de mis oyentes con aquellas palabras secretas, dulcísimas y profundas, a fin de que comprendamos hasta donde es dable a la creatura humana, lo qué es tu divina Eucaristía.”

La Eucaristía y las misiones.

Corazón Eucarístico de Jesús…

1002 La Euca“Oh corazón de Jesús que lates en esa Hostia, enciende en nuestros corazones una chispa de ese divino incendio en que te abrasas; oh Jesús, que oyes mis torpes palabras, háblanos tú mismo, con tu palabra cálida, dulce, persuasiva, de tu divina Eucaristía para que nuestras inteligencias se iluminen y nuestros corazones se inflamen, a fin de que no anhelen ya sino corresponder a tu amor con inmenso amor”.

La Eucaristía y las misiones.

Hablar de la Eucaristía…

N.M. las misiones y la Eucaristía“¡Hablar de la Eucaristía!… qué grande cosa es esto, y cuán pequeñita la lengua para expresar, o mejor dicho, para balbucir algo sobre tan augusto Sacramento, sobre el sacramento que encierra el amor de un Dios que «habiendo amado a los suyos», con todo el fuego de su corazón divino, «les amó hasta el fin»… hasta la locura de la cruz, hasta las afrentas del Calvario, hasta la muerte… más aún, hasta.. ¡no poder! él, que todo lo puede, no poder… separarse de aquellos que ama”.

La Eucaristía y las misiones, f. 1388.

El alma misionera y la Eucaristía…

689 N.M. Despidiendo a misión

“El alma misionera hará suyas estas palabras de Jesús N.S. y unida a él levantará su voz para pedir al Padre en herencia las naciones de la tierra, a fin de que sobre ellas reine Cristo su Hijo divino y quede cumplida así la voluntad del eterno Señor que ha dicho «Este es mi Hijo muy amado, escuchadle». Oh sí, los misioneros son los portavoces de este divino mandato, son los encomendados de hacer «escuchar» a las almas, aún a las de los más remotos países, la voz del Verbo «que se hizo Hombre y habitó entre nosotros». que se hizo pan, y habitó en nosotros”.

La Eucaristía y las misiones, f. 1393.

Limosna de oraciones…

664 Visitas a misiones 665786“Hay algunos limosneros que gustan entonar cantos y después tienden su mano para recibir la ayuda generosa de sus oyentes, pues bien, yo os he cantado un canto aprendido al pie del sagrario, el canto de amor de un Dios que quiso quedarse con nosotros para ser nuestro alimento y que desea ardientemente la salvación de todos sus redimidos; ahora pido vuestra generosa colaboración, y como san Francisco, cuando pedía piedras para la reconstrucción de san Damián repitiera: «quien me dé una piedra tendrá una recompensa en el cielo, quien me dé dos, tendrá dos etc…, ahora os digo: quién me dé una Ave María por las misiones tendrá una recompensa, quien me dé dos tendrá dos recompensas; quien visite a Jesús Sacramentado y ofrezca alguna comunión para pedir la conversión de los infieles y pecadores y quien una sus sufrimien­tos, penas y trabajos a los de N. Señor, y gozoso lo deposite en manos de María Inmaculada pidiendo la salvación del mundo ¿qué recompensa recibirá?… ”

La Eucaristía y las misiones, f. 1399.