Fidelidad al Evangelio…

2205  Madre e hija en Roma c.jpg“Que nunca, nunca nos salgamos, ni se salgan, —aunque yo no viva— del espíritu del Evangelio, el que debemos practicar con tanto amor”.

Testamento Espiritual, f. 1365.

Anuncios

Lo principal…

2161.png“Lo principal es el espíritu, la vida de amor que se viva en nuestro Señor, haciendo siempre su santísima voluntad”.

Testamento Espiritual.

El espíritu del Evangelio…

1338 Conversión de amor“Que nunca, nunca nos salgamos, ni se salgan, —aunque yo no viva— del espíritu del Evangelio, el que debemos practicar con tanto amor.”

Testamento Espiritual.

La hora de la muerte…

1003 La Virgen de Ixtlán“No sé cuándo llegará mi hora, cuando Dios quiera, ni antes ni después la deseo, sino a la hora precisa que El quiera, cuando El quiera, en la forma que quiera; ni siquiera pienso cómo será mi muerte, la dejo en las manos de Dios totalmente. Yo sé que estará conmigo en esos momentos para llevarme con El, como lo espero en su infinita misericordia y mi Madre Santísima también. Ella no me dejará nunca, como nunca me ha dejado. Así confío”.

Testamento Espiritual.

El Papa y sus enseñanzas…

870 Con el beato“Recordemos que hemos tenido Papas muy santos últimamente de manera especial y que han tenido relación con nosotros a las veces muy directa. Y escuchar siempre, tratar de asimilar lo que él nos enseña”.

Testamento Espiritual.

El espíritu del Evangelio…

“Que nunca, nunca nos salgamos, ni se salgan —aunque yo no viva— del espíritu del Evangelio… que no nos salgamos del espíritu y espiritualidad que le hemos prometido. Pero que de verdad cada uno vivamos ese mismo ideal para poder así salvarle muchas almas a Nuestro Señor”.

Testamento Espiritual.

En el espíritu del Evangelio…

“Que nunca, nunca nos salgamos, ni se salgan, −aunque yo no viva− del espíritu del Evangelio, el que debemos practicar con tanto amor, la palabra revelada es Cristo nuestro Señor, la segunda Persona de la Santísima Trinidad que nos habla, como Él dice: «Yo hablo de lo que vi hacer al Padre»”.

Testamento Espiritual, f. 1365.