Oír las Misas que se celebren en el mundo entero…

1418 Beata María Inés y el cuadro de Anunciación“Con ella haz todos los días intención de oír las Misas que se celebren en el mundo entero y de ganar todas las buenas obras que en él se hagan, las que a ella misma entregarás, para negociarlas en los intereses de Jesús. Con esta práctica que a simple vista parece que ningún bien nos reporta, encontraremos al llegar al cielo, la dulce sorpresa de ver las almas que por este medio se han salvado.”

Todo por Jesús con María.

Anuncios

Nuestra amada Morenita…

932 Con la Virgen de Guada“Me he encontrado con las manos vacías, en la más absoluta pobreza espiritual; y es por esto y ella misma —Ntra. amada Morenita, Reina de los mexicanos— compadecida de mi indigencia y queriendo proporcionarme el inmenso placer de ofrendarle algo que le agradara muy de veras, me ha inspirado hacer a todos sus hijos, y en especial a la juventud y a la niñez, un llamado a su corazón filial, pues ella bien sabe cuán deseoso está su pueblo de Anáhuac de obsequiar a su Reina, no sólo con las brillantes manifestaciones exteriores que mucho le agradan, es cierto, pero le agrada aún mucho más el incienso que se quema en el corazón, el cual en suaves espirales de confiada y amante oración, sube directamente al cielo”.

Todo por Jesús con María, f. 730

Amar a María…

736 N.M. y Guadalupe pintura

“Quien ama a María no se condena y quien vive con ella en cada momento ninguna pena ni amargura le abate, porque esas mismas penas y amarguras, después de ser aceptadas, son depositadas en su amante Corazón”.

Todo por Jesús con María, f. 731.

En unión con María…

“Al despertar por la mañana, después de elevar el corazón a Dios, reclinarse dulcemente en el regazo de María, decirle llenos de amor filial, mientras con una mirada abarcamos todas nuestras ocupaciones en que en ese día nos emplearemos, ya sean penosas, difíciles, fastidiosas; o bien sencillas y sin importancia”.

Todo por Jesús con María, p. 1.

 

Terminar cada día en diálogo con María…

“Ya en la noche, cuando te dispongas al sueño, no te entregues a él sin antes ir al cielo con tu Madre santísima y dulcemente reclinado en su regazo, si te es posible recordar con ella cada una de las faenas a que en ese día te has entregado, las irás narrando muy por menudo, dejándolas en sus manos purísimas. Con todo esto, ella sabrá comprar almas para Jesús. Son moneditas con que rescatar a los pobres pecadores de la servidumbre del demonio”.

Todo por Jesús con María. f 731.