El trato personal con el Señor…

2560 MG_2899.JPG“Amar el apostolado, la salvación de las almas, solo es posible cuando no falta diariamente el trato personal con el Señor. Nos escogió para estar con Él y para anunciarle por todas partes”.

Carta a las Misioneras Clarisas de Japón en julio de 1977.

Anuncios

Anhelos de un apostolado fecundo…

2545 Nuestra Madre patio.jpg“Mirar al Corazón de Jesús; clavar mis ojos enamorados en la blanca Hostia de nuestra Custodia, derramar allí mi corazón por entero, que desborda en ilimitada confianza, contarle muy por menudo todas mis audacias, los audaces planes de apostolado que bullen dentro de mi para su gloria”.

Diario, mayo 5 de 1944.

Luchar sin descanso…

2411 Hermoso rostro.png“Continúen luchando sin descanso, ahora en la quietud de la oración, ahora en el apostolado…, para que ese corazón sea conocido, sea amado y llegue a reinar en todos los corazones”.

Carta colectiva de noviembre 6 de 1980.

Generosidad y celo apostólico…

2408 Nieve.png“¡Cuánta generosidad y celo apostólico en todos! Continúen hijos acrecentando estas virtudes de abandono absoluto a ese misericordioso Corazón que con los brazos abiertos espera solo que nos arrojemos a Él”.

Carta colectiva de noviembre de 1980.

Instrumentos…

2393 post.NM.JPG“Sean instrumentos eficaces en las manos creadoras de Nuestro Señor, y así podrán salvarle muchas almas mediante su oración, sus sacrificios y su apostolado humilde y generoso”.

Carta colectiva desde San Antonio, Texas el 3 de octubre de 1953.

Misionera desde el claustro…

2369 Después misa en escaleras 51.jpg“Y ya que otro apostolado, como el de la predicación, la misión, etc., etc., no me es dado ejercer, quiero aplicarme con más empeño que hasta aquí lo he hecho, a este apostolado oculto, que bien desempeñado, es el que fecundiza el apostolado visible del sacerdote”.

Ejercicios Espirituales de 1933.

Jesús Eucaristía…

2295 comulgando.jpg“Tú harás, sí, Jesús Eucaristía, que nuestro apostolado sea fecundo; fecundo por la oración continua, incesante, confiada, amorosa; y por el sacrificio también continuo”.

Experiencias Espirituales, f. 512.