Alegría, sencillez y abnegación…

2364 Especial copia.jpg“Continúen alegres, sencillas, abnegadas. No permitan, hijas, que el demonio les quite la alegría, tan peculiar de nuestra congregación. El diablo no puede entrar en un alma espiritualmente alegre. Y, claro, el saber sonreír en toda circunstancia, penosa o alegre, el saber vivir el momento presente con la alegría de los hijos de Dios, con la alegría de las almas consagradas, será ya anticipadamente un paraíso en la tierra”.

Carta a sus hijas en Nigeria, 27 de feb. 1977.

Anuncios

Las almas se salvan con la oración…

435 N.M. con fondo japonés.jpg“Las almas se salvan con la oración y el sacrificio, la obediencia alegre, la caridad y esa santísima pobreza que se despoja, no sólo de los bienes materiales que no le son indispensables, sino del Yo y evita todo aquello que lo separe, aunque sea un poquito de Dios”.

Carta colectiva, Roma 1971

Humildes, muy humildes…

2338 Beata 2.png“Seamos muy humildes, pero de verdad muy humildes; que nuestra caridad se asemeje en todo a la de Jesús, que prefirió morir … pues amó tanto a los suyos. Que así amemos”.

Carta a Misioneras Clarisas de California, el 9 de octubre de 1962.

Tener en cuenta a los demás…

71 1950decoration.jpg“Al tener más en cuenta a nuestros hermanos, que a nosotros mismos, reinará la paz, apenas algo comparada con la del Cielo”.

Carta a la comunidad de Lunsar, marzo 4 de 1977.

El cielo en la tierra…

2332 1949 Cuer. N.M. con chicas acción católica.jpg“No olvidemos que, el Cielo lo podemos llevar desde la tierra, dentro del alma, viviremos siempre en el Cielo sin cavilaciones, sin sospechas, sin buscarnos a nosotros mismos”.

Carta a la comunidad de Lunsar, marzo 4 de 1977.

Ver por los demás…

2330 Capilla Casa Madre 1.jpg“Le pido a Nuestro Señor que siempre trabajen unidos, llenos de comprensión los unos para los otros, y cada uno olvidándose de sí mismo, para ver por sus hermanos”.

Carta a la comunidad de Lunsar, marzo 4 de 1977.

Por los sacerdotes, por los pecadores, por la salvación de muchos…

2293 Vísperas.JPG“Santa Teresita… se sacrificó siempre… por la santificación de los sacerdotes, por la conversión de los pecadores, por la salvación de muchos no cristianos”.

Carta a una de sus comunidades religiosas, 1 diciembre 1970, f. .5229-5230.