Caridad…

2291  pantalla 2016-12-13 a las 10.19.21 AM.png“Ante todas las cosas necesitamos la caridad que deberá inflamarse más y más en el fuego de la oración y alimentarse de continuos sacrificios e inmolaciones”.

En homenaje de filial amor y eterno agradecimiento, a la Virgen Morena del Tepeyac.

Anuncios

Instrumentos del Señor…

1008 IMG_0433“Prontos están los deformes instrumentos Señor, sírvete de ellos para tu gloria, y «puesto que tú solo eres el Piadoso; de aquí es que todas las naciones vendrán y se postrarán en tu acatamiento, visto que tus juicios están manifiestos». (Apocalipsis, C. XV)”.

En homenaje de filial amor y eterno agradecimiento a la Virgen Morena del Tepeyac.

Intervención mariana…

IMG_20130903_103657_284 931“Dios lo quiso y lo hizo, y María, como Medianera universal, intervino en esa Obra de una manera palpable. Para la realización de este proyecto no faltaron las oposiciones, las falsas interpretaciones, las humillaciones de parte de los buenos; tenía que ser, es el sello distintivo de toda obra de Dios. Pero con esto vinieron también los grandes consuelos…”

En Homenaje de Filial Amor, f. 735.

Dichosos misioneros…

Qué dichosas serán las almas misioneras que, en una forma u otra, hayan cooperado a la extensión del Reino de Dios sobre la tierra, cuando vayan viendo que se cumple aquella profecía de Isaías: «Han venido a buscarme aquellos que no me buscaron. Yo he dicho a una nación que no invocaba mi nombre: Aquí estoy, heme aquí». Sí, Él se mostrará a los paganos en todo el esplendor de su grandeza, en toda la ternura de su pequeñez, en toda la impotencia de su amor eucarístico: como Creador del universo, como Dios niño Hijo de María, y en esa impotencia amorosa y callada del tabernáculo”.

En Homenaje de Filial Amor, f. 742.

La cultura, la caridad y la oración…

“No quiere decir que para ir a países de infieles no sea necesaria la cultura, y más en nuestros tiempos, y una preparación técnica completa; pero ante todas las cosas necesitamos la caridad que deberá inflamarse más y más en el fuego de la oración y alimentarse de continuos sacrificios e inmolaciones”.

En homenaje de filial amor y eterno agradecimiento, a la Virgen Morena del Tepeyac