Verdaderos misioneros…

2584 Te escucho.jpg“Ser verdaderos misioneros. Que sepan y sepamos todos adherirnos a Cristo Jesús, y vivir con Él y para Él el Santo Evangelio, sin extravagancias, sino como Él quiere, en la alegría del corazón”.

Carta desde Roma a las Misioneras Clarisas en Indonesia el 8 de febrero de 1972.

Anuncios

Servir a Dios en el silencio…

2583 1980 Nov. Diciendo adiós a sus hijas japonesas x.jpg“Servirle en el silencio en cuanto posible, sin ser notados. Él sí lo notará muy bien”.

Carta colectiva de marzo de 1971.

Para ir a las misiones…

2582 Madre Inés y mundo.jpg“¿Quiénes son las personas abocadas a ir a misiones entre no fieles? Las personas que saben convivir con alegría, paz y concordia con sus hermanos. Las que no hacen la vida difícil a quienes conviven con ellas; las que son dóciles y cumplen con toda responsabilidad sus deberes… los que aman su vocación, la defienden y la cultivan por todos los medios lícitos”.

Carta colectiva de octubre de 1968.

En el apostolado…

2581 N.M. con un niño negrito.jpg“Jamás olvidemos que sólo Dios con su gracia llega a las almas y las mueve, por lo tanto que no se reduzca el apostolado nunca a la acción y a los medios empleados, son necesarias siempre la oración y la unión con Dios; nosotros no pasamos de ser meros instrumentos que Él se dignó utilizar”.

Convocatoria al Capítulo General Especial en marzo 25 de 1968.

Nuestro ser misioneros…

2580 Con Vanclar en Navidad.jpg“Tener siempre presente nuestro ser misioneros como algo que nos quema, que nos inquieta, que no nos permite reposo alguno mientras haya en el mundo una sola persona que no conozca la luz”.

Carta circular 13, periodo 1973-1985.

Eucarísticos, marianos y muy sacerdotales…

2579 Con una vaquita.jpg“Seamos eucarísticos, muy marianos y muy sacerdotales. Yo espero en su infinita misericordia, que nuestra pequeña familia misionera florecerá en el amor a Jesús Eucaristía, a la Virgen María y al Papa”.

Carta colectiva de diciembre de 1978.

Confiar en Dios…

2578 Mis Japón basílica detalle.jpg“Confiar, precisamente, cuando todo parece perdido. Es una gloria inmensa la que damos entonces a Dios. ¡No le privemos nunca de esta dicha!”.

Carta colectiva de marzo de 1963.