Dejarse inundar por Dios…

2035 Captura de pantalla 2016-12-13 a las 10.16.18 AM.png“Quiere que te conozcas miserable, incapaz para todo bien, para que Él te inunde de sus gracias, y te llene de Sí mismo”.

Lira del Corazón, Primera Parte, Cap. II.

Nuestras debilidades…

1803“¡Soy tan débil! pero esta debilidad es precisamente la que me da fuerza”.

Cinco Esquelitas.

No hay nadie como nuestro Dios…

1788“Sólo las humillaciones nos llevan al conocimiento propio. Y después de haberlas gustado, de haberlas saboreado, las amamos, porque de esa humillación aceptada, brota esa inmensa confianza en Dios, todo misericordia, que, aun en medio de nuestras miserias, nos hace desafiar a todos los enemigos: «¿Quién como Dios?»”.

Estudios y meditaciones.

La importancia del autoconocimiento…

1117 Madre Inés y Vanclaristas (Prov 23,12)“Aprovecha mucho al alma el conocimiento íntimo y profundo de su nada y el recordar las infidelidades pasadas, para tomar de ahí ocasión de ser más humilde; y más confiada en Dios. Sus miserias sólo le servirán para arrojarse, llena de amor y de humildad, en los brazos de su Dios”.

Lira del Corazón, Primera parte, capítulo II.