Cuando ya no exista María Inés…

2588 1953 N.M. en Mazatlán.jpg“Cuando ya no exista María Inés, si ya no ocupo el cargo que he llevado tan indignamente por tantos años, ninguno de ustedes, se va a desorientar, ninguno va a vacilar en su vocación por una cosa tan normal, tan necesaria, ya que todo hombre que nace debe morir”.

Carta colectiva de diciembre de 1977.

Anuncios

Dios sostiene sus obras…

2552 Captura de pantalla 2018-05-25 a la(s) 14.18.06.png“Una obra de Dios… ÉL sabrá sostenerla a pesar de la incapacidad de la que lo dirige, porque es suya. Él tuvo que morir en un terrible aparente fracaso y nada debía”.

Escritos.

La muerte…

2501 Danos mas sacerdotes.jpg“No sé cuándo llegará mi hora, cuando Dios quiera, ni antes ni después la deseo, sino a la hora precisa que El quiera, cuando El quiera, en la forma que quiera”.

Testamento Espiritual.

Morir de amor…

2444 IMG_20130903_103635_886.jpg“Y ojalá, ¡Jesús mío!, que después de haber vivido siempre en tu presencia, pudiese también morir de amor al pie de tu Altar, entregando al Eterno Padre, a mi Amado Padre Celestial, en unión con la Víctima Sagrada, esta miserable y pequeña víctima…”

Lo que me dice el cuadro de la Anunciación.

Aquellas palabras que nos harán felices…

2423 1980 Nov. Diciendo adiós a sus hijas japonesas x detalle.jpg“Que al fin de la jornada, merezcan escuchar de los labios Divinos de Cristo, aquellas palabras que las harán felices por toda una eternidad: «Sierva buena y fiel, pues lo fuiste en lo poco, yo te constituiré en lo mucho, entra en el gozo de tu Señor”.

Carta a unas religiosas.

Sabemos de quién nos hemos fiado…

2225 Con el Papa 9 dic. 1980.jpg“Sabemos de quién nos hemos fiado; sabemos que él jamás nos falla; sabemos que nos ama, hasta la muerte en cruz”.

Carta Colectiva de 1979.

Las riquezas del mundo…

2189 _7437.PNG“Se van los hombres tras las riquezas pasajeras, tras esas riquezas que tienen que dejar a la hora de su muerte, si no es que algún ladrón se las arrebata antes; y no piensan en las riquezas imperecederas que nuestro buen Jesús vino al mundo a derramar a manos llenas”.

Notas Íntimas, pág. 33.