Toda obra cuesta…

1262 jy13_006“Toda obra de Dios cuesta sacrificio, no nos imaginemos que es poesía lo que simplemente es prosa… pero si sabemos rimar esa prosa con la armonía dulcísima de nuestro amor a Dios, de nuestro anhelo de salvar almas para el cielo, encontraremos una satisfacción tan honda y tan pura, y tan desinteresada, que hará la alegría perenne de nuestra vida en el tiempo y en la eternidad”.

Carta a una religiosa del 8 de marzo de 1962.

Anuncios

El mundo es un altar…

1209 Foto de Casa Madre Cuarto“Aunque la tierra está llena de pecados, que deben entristecer nuestra alma por ofensa tan grande al Señor, tengamos en cuenta que la tierra es siempre un altar desde donde se elevan al cielo las espirales del incienso de nuestro amor, quemado en las brasas de nuestro amor”.

Consejos.

Testimonio…

1188 IMG_0194“El mundo hoy y siempre tiene necesidad de ver en nosotros hombres y mujeres que, creyendo en la Palabra del Señor, en su Resurrección y en la vida eterna, entreguen su vida terrena para dar testimonio de la realidad de este amor que se ofrece a todos los hombres”.

Carta de diciembre de 1977.

 

Cumplir el papel que Dios nos ha dado…

1186 1970 N.M. en el noviciado Grevilias“Como nunca, comprendí desde el barco mi extrema indignidad y, bajo este convencimiento, hice mi oración, pero, así como al hijo pródigo su miseria lo llevó a buscar los brazos de su padre, así también me arroje a los brazos de Dios, esperando de su misericordia todo lo que nos falta, para llenar en su Iglesia santa el papel que su bondad nos ha dado”.

Carta colectiva del 8 de mayo de 1953.

 

Nadie se desaliente…

1144 IMG_0527“Ninguno se desaliente, nunca es tarde para volver a empezar, la oración es el medio eficaz para vencer al demonio”.

Consejos.

No perdamos la paz…

1091 IMG_0404“La paz no se pierde nunca cuando se ama, cuando se busca a Dios en la desolación, en la inquietud. Él es el Dios de la paz. Recordemos que apenas en los días de resurrección, durante esos sus 40 días entre los suyos después de su muerte, su continuo saludo era: la paz sea con vosotros. ¡Mi paz os dejo, mi paz os doy!”

Carta colectiva desde Roma, mayo de 1974.

Paciencia inalterable…

1086 adss1“«PACIENCIA INALTERABLE». Quien posee esta virtud es realmente grande, da muestras de ser una alma bien templada, que no se deja agitar por los vientos contrarios. Particularizaré los casos más frecuentes que puedan ofrecérseme y en los cuales me pueda ejercitar para agradar a mi Jesús”.

Ejercicios Espirituales de 1933.