Pedir por los enfermos…

2030 IMG_4841.jpg“Mientras mis compañeros se fueron a conocer por allí, me quedé con mi Madre Santísima, y pude platicarle a gusto, me senté, cuántas cosas le dije, cuánto le pedí. Creo que no olvidé a ninguno solo. Y con empeño le pedí la salud de nuestros enfermos, sobre todo los más delicaditos… pido por todos y cuantas gracias necesitamos”.

Crónicas el viaje a Jerusalén en 1958.

Anuncios

El valor del sacrificio…

1025 IMG_0546“Cuando la edad va avanzando, o aun en la juventud, la enfermedad ya no nos permite trabajar con el ímpetu que lo hacíamos antes, no olvidemos, hijos, que tenemos el sacrificio, que es la palabra de Dios, que vuela hasta lejanas tierras en busca de almas que salvar, en busca de personas a quienes consolar, llevada por los ángeles”.

Carta circular de mayo de 1978.

El sacrificio de no hacer nada…

781 N.M. ya enferma“Sólo le he podido ofrecer a Dios el sacrificio de no hacer nada, el que acaso sea a veces es más meritorio, porque de veras puede”.

Cinco Esquelitas, f. 444.

Cuando la edad va avanzando…

758 1980 nov. Con Lucha y Conchita

“Cuando la edad va avanzando, o aun en la juventud, la enfermedad ya no nos permite trabajar con el ímpetu que lo hacíamos antes, no olvidemos que tenemos el sacrificio, que es la palabra de Dios, que vuela hasta lejanas tierras en busca de almas que salvar, en busca de personas a quienes consolar, llevada por los ángeles. Nada se pierde de lo que se hace por amor; él busca nuestra buena voluntad, y de ella se vale para hacer milagros, aunque desconocidos para nosotros; en el cielo veremos el fruto de ellos”.

Carta colectiva de mayo de 1978.

Lo que sentimos y dejamos de sentir…

634 Con muchas hijas 4478“No nos estemos fijando tanto en lo que sentimos o dejamos de sentir. Cuántas veces, el no hacer caso a una pequeña molestia (a las veces aun a una que nos parece grande), se remedia precisamente con no hacernos caso a nosotros mismos.”

Carta colectiva desde Roma en febrero de 1977, f. 4232.

Perseverar hasta el fin…

626 N.M.12Indones

“Dios nuestro Señor nos ayude a perseverar hasta el fin, pero con el deseo creciente de darle todo lo que nos pida, en enfermedad, en salud, en trabajo, en descanso, etc. etc. Pero dando, si es posible, más de lo que podamos. Dios quiera que ninguno de nosotros dejemos de hacer cada día un esfuerzo mayor para superar nuestra espiritualidad, y aun nuestro trabajo, cualquiera que él sea; lo que importa es que la ociosidad no se apodere de nuestro ser”.

Carta a un grupo de religiosas, Moravia, Costa Rica, a 26 de febrero de 1979, ff. 4433-4434.

El valor de la enfermedad…

“Me apena mucho saber de unos hijos que están enfermos, cómo quisiera tener el don de milagros para aliviarlos rápidamente. Pero Jesús sabe porque les manda la enfermedad, y saben ellas también…. cuánto los dolores purifican, santifican, obran las conversiones, llenado de alegría a nuestro Dios y Señor.”

Carta colectiva del 9 de abril de 1960, f. 3411