Encomiendas…

2230 Primeros años.jpg“Al recibir cada uno su encomienda u oficina, la llevará a cabo con gran espíritu de fe, con grandes deseos de que su trabajo se convierta en monedas por las almas”.

Carta Circular de febrero de 1957, f. 5520.

Caridad en las cosas insignificantes…

2204 partiendo el pastel de B. oro c. madre x detalle.jpg“También es caridad, un aviso fraternal, recordar una advertencia, recoger un trapeador que se dejó olvidado y sin lavar; lavarlo y llevarlo a su lugar; recoger de algún rincón una basura que alguien olvidó, etc., etc.”

Ejercicios Espirituales de 1933.

Vida de Nazareth…

1871 Ella es todo“Cuando en un alma de estas que viven en Nazareth vida sencilla, contemplativa, obediencia,; encuentra esa vida de fe, con reminiscencias deliciosas se traslada el Divino Jesús a esa su casita en la que obraba la Redención con sus ocultas humillaciones, sus obediencias, su silencio, sus trabajos, sus sudores, sus conversaciones.  Cuando en esa alma dichosa encuentra a su Madre, cuando las dos unidas llevan una vida de comercio amoroso por la salvación de las almas, se le representa, con coloridos bellísimos, aquel hermoso cuadro en el que Él es el primer actor, después su dulce Madre y por último su padre putativo José”.

Ejercicios Espirituales de 1941.

Infancia espiritual y vida de Nazareth…

“Infanci1288 IMG_0566 2a espiritual, vida de Nazareth, sabiduría del pobre, entrega amorosa en manos de Dios nacida de esa íntima confianza en él, llena de esperanza y amor, porque él es amor, y porque sabemos en quien nos confiamos, dando así Gloria al Señor”.

Consejos y reflexiones.

La visita a la cueva de Belén…

582 Con Niño Jesús en manos“Es muy conmovedor saberse una en el mismo sitio que pisó la Sagrada Familia, y es donde probablemente el Niño Jesús estuvo algún tiempo, con su Madre y san José, lo visitaron los pastores y los Magos. Es bastante amplia la gruta, y tiene otra regular, en la parte de atrás, en donde san José descansa, cuando el Hijo de los hombres vino al mundo. Si Dios me concede tiempo para rehacer lo que vi, y ya con calma puedo escribir, me gustaría hacerlo, para ahondar en estos inefables misterios”.

Carta colectiva desde Jerusalén, Jordania, en octubre de 1958, f. 3309.

Las obras ordinarias…

“Me encantan Jesús las obras ordinarias, las obras inevitables del día, de la vida de familia o de comunidad, hechas con el fin sobrenatural de agradarte Señor y salvarte almas. Este es el dulcísimo consuelo del alma contemplativa, que vive entre cuatro paredes, trabajando y orando; uniéndose a Jesús en Nazareth”.

Ejercicios Espirituales de 1933, p. 335, f. 763.

Las pequeñeces de cada día…

“Que precio, casi infinito el de nuestras pequeñas y escondidas acciones, como Jesús, María y José en Nazaret. Y, quien vive con ellos, juntito a ellos, ¿se puede sentir solo y triste?

Carta a una comunidad de religiosas, 28 de agosto de 1969, f. 5199.