Un corazón amante…

2452 1949 Frente a su celda casa madre.jpg“Sé que tengo un corazón amante, muy amante; sé que amo a mis hijos (espirituales) con gran cariño… y que de todos soy amada, a pesar de que no sé manifestarles este afecto con demostraciones exteriores”.

Estudios y meditaciones, f. 708.

Anuncios

Aprended de mí, dice Jesús…

2445 Nuestra Madre Fundadora.jpg“Y en la Divina Eucaristía, es también este su continuo grito: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón».

Estudios y meditaciones.

Deseos de santidad…

2361 Feliz de ser misionera.jpg«Deseos del cielo muy vivos me han venido. Qué dicha cuando, despojados de las miserias de este cuerpo, estemos en posesión de Dios, sin miedo de ofenderle, sin peligro de perderle».

Estudios y meditaciones, f. 1048.

El don de la Divina Eucaristía…

2148 Trans sala trono fragmento.jpg“Este pan de cada día que pedimos en el Padrenuestro, no es solamente el pan material que alimenta nuestros cuerpos, el vestido que los cubre, la casa que los abriga, es sobre todo el PAN espiritual del don de la Divina Eucaristía”.

Estudios y meditaciones.

Momentos difíciles…

2107 barco a Japón 1953 abr..jpg“Aunque el alma esté agitada por todos los vientos; aunque la tempestad parezca inundar la débil barquita; aunque el cielo esté encapotado; aunque la furia de la tempestad haga de la pobre barca un juguete, no puede temer, si la fe sigue iluminando su sendero; si la fe es el faro luminoso que la llevará al puerto; si María, la dulce estrella de los mares, la conduce. Entonces, que no tema nada: Dios es débil, ante el poder de una oración confiada”.

Estudios y meditaciones, f. 669.

La limosna de nuestro amor…

2102 asi _104834_028.jpg“Los paganos nos piden a los cristianos, aun sin darse cuenta muchos de ellos, la limosna de nuestro amor, para, por medio de ella adquirir el inapreciable tesoro del amor de Dios; ¿y se la hemos de negar? No, ya que tú mismo nos mandas que al que nos pida, le demos. Sí, Jesús mío, por tu amor les daremos todo lo que tenemos”.

Estudios y meditaciones, f. 629.

Transformación en Cristo…

2100 Lee.jpg“La Luz increada, la suprema verdad, el esplendor del Padre, iluminando -aquellas tinieblas, en donde no se encontraba más que el caos, el vacío, transforma al alma de tal manera que, al desaparecer con ella las tinieblas, de terrena, se torna en celestial; de frívola, generosa; de inconsciente reflexiva”.

Estudios y meditaciones, f. 600.