Las empresas que tenemos…

1525 Beata María Inés panes y peces“¡Y son tantas las empresas que tenemos emprendidas! Le enumeraré las más importantes: Las misiones, la santificación del clero, la salvación de México, la conversión de los pecadores, la santificación de mi familia, la niñez y la juventud y ahora el aumento de gracias y santidad para esta comunidad que me ha recibido en su seno.”

Cinco Esquelitas.

Acercarse al Dios de la juventud…

1420 Beatificacion4“Llegarse todos los días hasta el altar de Dios, del Dios que llena de alegría su juventud, la juventud perenne del alma que no envejece, desterrando la tristeza que quiere invadirla al ver que aún algunas almas se hacen sordas a los silbidos del Buen Pastor”.

Estudios y meditaciones.

La mies es mucha y los obreros pocos…

799 Trans sala trono fragmento“Si, la mies es mucha, abundante y los obreros pocos. Se necesitan corazones para orar, manos para trabajar, y pies para caminar en pos de las ovejas de Cristo, no sólo en las misiones propiamente tales, sino también en el mundo entero, que cada día se paganiza más. Pero también hay mucho bien y almas juveniles llenas de amor a sus semejantes y deseosas de darse. ¡Busquémoslas!”

Carta colectiva, junio de 1977.

Cuando la edad va avanzando…

758 1980 nov. Con Lucha y Conchita

“Cuando la edad va avanzando, o aun en la juventud, la enfermedad ya no nos permite trabajar con el ímpetu que lo hacíamos antes, no olvidemos que tenemos el sacrificio, que es la palabra de Dios, que vuela hasta lejanas tierras en busca de almas que salvar, en busca de personas a quienes consolar, llevada por los ángeles. Nada se pierde de lo que se hace por amor; él busca nuestra buena voluntad, y de ella se vale para hacer milagros, aunque desconocidos para nosotros; en el cielo veremos el fruto de ellos”.

Carta colectiva de mayo de 1978.

Formar a la juventud…

“Es muy importante formar a la juventud en el conocimiento exacto de sus deberes, tanto en relación a Dios, a la sociedad como a sí mismo y hacia los que los rodean.”

Consejos y Reflexiones.

En sintonía con el Santo Padre…

“Bien sabemos que el Santo Padre espera un grande bien para la Iglesia, un reflorecimiento en las virtudes y un acrecen­tamiento de fe, mediante la acción de los miembros de la juventud católica. Él lo ha manifestado en varias circuns­tancias, quiere que todos sus hijos, nos prestemos con amor a trabajar en los sagrados intereses de la Iglesia, sobre todo en estos tiempos en que por todos los medios posibles se procura quitar de las almas, y en especial de las almas infantiles, el conocimiento y el amor de Dios, arrastrando a estos pequeñitos, que mañana serán el porvenir de la nación, a la degradación más grande en sentimientos y en obras”.

 A mis queridas compañeras de la Acción Católica, p. 1.

Un regalo para cada continente…

“Concédenos, Señor que, por mis oraciones y limosnas de a cada continente lo que necesita. Al África: un clero nativo de negras manos levantando blanca hostia. Al Asia: una rica cosecha en la roja semilla de sus mártires. A Oceanía: un collar de ideas hechas un rosario por la fe. A Europa, fatigada y vieja: una renovación de juventud frente al altar de Dios. A América: un trato que dé riquezas materiales por la perla de la oración”.

Carta colectiva desde Madrid, el 4 de octubre de 1969. f.3841